La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Combatir la otitis en el buceo

Publicado 14/05/2015

Mucho se ha debatido sobre la mejor solución para el dolor de oídos y las otitis tras el buceo. Veamos las opciones.

Sobre todo en mares tropicales, el plancton entra en el oído externo y a veces irrita la mucosa, provocando una molesta y hasta dolorosa otitis externa, que puede llegar a impedir el buceo. Una combinación de dos actuaciones es la solución al problema: por un lado, bucear siempre con capucha incluso en agua tropical de temperatura agradable, y por otro, ponerse en cada oído uno de estos tres productos (o similares) tras cada inmersión.

Como en los tres mosqueteros, tres son los compuestos que pueden servirnos para mantener una adecuada profilaxis de nuestros oídos.

El famoso: alcohol boricado

Forma farmacéutica: gotas óticas en solución.
Vía de administración: vía ótica, debe aplicarse en el oído.
Composición (por 100 ml): bórico ácido 5 g, etanol al 70% c.s.p. 100 ml
Indicaciones: antiséptico. Se usa para tratar la otitis externa.
Contraindicaciones: en niños menores de 3 años, en caso de perforación timpánica o de heridas abiertas en la piel del interior del oído.
Precauciones: tóxico por vía oral, no se debe ingerir; puede producir náuseas, vómitos, dolor abdominal y estomacal, diarrea, dolor de cabeza, trastornos visuales y lesiones en los riñones.
Advertencias: Consultar al médico previamente a su uso durante el embarazo y la lactancia. No administrar a menores de 3 años.
Otras: puede absorberse a través de la piel irritada o dañada, por lo que en este caso no debe administrarse.
Posología : 2 gotas, 3 veces al día.
Aplicación: inclinar la cabeza con el oído a tratar hacia arriba, y dejar caer 2 gotas en el interior.
Intoxicación y sobredosis: en caso de intoxicación o sobredosis el paciente debe acudir inmediatamente a un centro médico o llamar al Servicio de Información Toxicológica, tel. 915.620.420.
Conservación: protegido de la luz.
Caducidad: entre 2 y 3 meses desde su preparación.

El alcohol boricado no se vende en envase comercial en nuestro país, tendrás que pedir una receta magistral a tu médico de cabecera (pídele alcohol boricado a saturación, que es su denominación completa, o al 5%, que es lo mismo) e ir a la farmacia con esa receta para que preparen la fórmula.

El alternativo: agua o solución de Burow

Debido a que el alcohol etílico del compuesto anterior puede resecar la zona de aplicación, hay quien prefiere este otro compuesto.

Forma farmacéutica: solución tópica.
Vía de administración: uso cutáneo, este medicamento se debe aplicar sobre la piel.
Composición (por 100 ml): aluminio acetotartrato solución 5 ml- agua purificada c.s.p. 100 ml.
Indicaciones: antiséptico y antiinflamatorio de la piel, heridas exudativas.
Contraindicaciones: piel lesionada o ulcerada.
Precauciones: el ácido acético puede originar picor o irritación.
Intoxicación y sobredosis: en caso de intoxicación o sobredosis el paciente debe acudir inmediatamente a un centro médico o llamar al Servicio de Información Toxicológica, tel. 915.620.420.
Reacciones adversas: la posible toxicidad se debe al aluminio, pero el uso tópico conlleva pocos riesgos por la baja absorción..
Conservación: en recipientes bien cerrados y a temperatura inferior a 30º.
Caducidad: sobre los seis meses desde su preparación.

Como en el caso anterior, necesitarás una receta para que te preparen la fórmula magistral.

El casero: alcohol con vinagre

Si los dos anteriores te parecen complicados, o estás ya en el extranjero o en lugares donde te resulta difícil que te los preparen, puedes prepararte tú mismo la siguiente fórmula:

Composición: 50% alcohol de 70º, 50% vinagre de vino o de manzana.

El vinagre de manzana hace que el olor del compuesto no sea tan intenso. El alcohol elimina el agua y seca el oído, mientras el vinagre altera el pH acidificándolo y por tanto tiene efecto antibacteriano.

En resumen

Nada de esto te librará de una otitis si no conoces tu cuerpo y no tomas precauciones en tus buceos. Hay otitis debidas al frío y no a infecciones, por lo que es buena idea no exponerse a cambios bruscos de temperatura. Salir con los oídos calientes y no secarse bien son dos causas que combinadas llevan con frecuencia a otitis.

Por último, sea cual sea la opción elegida para aplicarse, todas funcionan mediante la acidificación del medio auditivo. Por eso, tras dejar actuar el preparado unos minutos, se debe neutralizar esa acidez con agua normal y secar bien con un pañuelo de papel.

Esperamos que os haya servido.

¿Te gusta lo que ves? ¡Compártelo!

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?