La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

El lastrado correcto

Publicado 14/05/2015

La necesidad de un lastrado correcto es evidente desde el primer día del curso de Open Water hasta el final de nuestra vida como buceador. Sigue leyendo y te explicamos cómo y por qué.

El lastre se usa en el buceo recreativo como un medio para lograr flotabilidad neutra, contrarrestando la flotabilidad positiva del conjunto cuerpo - equipo en el agua. Este equilibrio, tal como determina el principio de Arquímedes, dependerá por un lado de la densidad del agua (por eso la flotabilidad del mismo buceador y equipo es distiinta en agua dulce o en salada), y por el otro de la masa y el volumen del buceador y el equipo.

El primer (y frecuente) error de lastrado se da sobre todo entre buceadores principiantes o inexpertos. Por un lado el hecho de no tener controlada todavía la cantidad de lastre correcta, y por otro el hecho de que la ansiedad les lleva a respirar más rápido e intenso (lo que da flotabilidad positiva), les hace decidir sobrelastrarse para asegurar una inmersión asegurada.

Sin embargo, esto produce problemas de flotabilidad en el fondo y causa fatiga, sobre todo al cambiar de profundidad, lo que al final lleva a un consumo de aire mayor. Por si fuera poco, para compensar el sobrelastrado, el buceador ha de insuflar más aire en el jacket, y eso lleva a que conforme el buceador asciende, necesita purgar más a menudo para compensar la expansión de esa cantidad importante de aire. Si se retrasa o se olvida, podría causar una subida incontrolada ("boyazo"), y correr el riesgo de un accidente de buceo.

Por contra, hay buceadores que ajustan tanto el lastre que, si bien al principio el lastre es justo pero suficiente, conforme se va consumiendo el aire de la botella, el lastre se vuelve insuficiente y deben aletear con fuerza o lastrarse de emergencia con piedras del fondo para evitar una subida incontrolada. Esto es igualmente peligroso, ya que provoca fatiga, sobreconsumo de aire y  no pocas veces son incapaces de hacer la parada de seguridad al final de la inmersión, al no poder evitar seguir ascendiendo.

Pero entonces, ¿cómo me lastro adecuadamente?

Hay quien dice que el lastre adecuado es el 10% del peso corporal, pero esto es falso (como mucho una aproximación) por varios motivos: no tiene en cuenta la densidad del agua (dulce o salada), ni el peso del equipo, ni la densidad del buceador (no abulta lo mismo un kilo de grasa que uno de músculo).

Así pues, la forma correcta de lastrarse es la siguiente:

  1. Entramos con todo el equipo de buceo en aguas demasiado profundas para hacer pie.
  2. Desinchamos completamente el jacket.
  3. Mantendremos una respiración  normal, sin hinchar demasiado los pulmones.
  4. Quitaremos o añadiremos lastre hasta que el nivel del agua se mantenga a la altura de los ojos, dejando el resto del cuerpo sumergido.

Si lo hacemos así, por el simple hecho de exhalar y vaciar los pulmones podremos descender de forma lenta y controlada.

Por otro lado, lo que realmente nos interesa es tener flotabilidad neutra al terminar la inmersión, cuando la botella está a 50 bar, para poder hacer correctamente la parada de seguridad. Pero entonces la botella pesa menos porque hemos consumido la mayoría de su contenido. Por ello, y sin entrar en datos matemáticos del peso de un litro de aire a 20ºC y a nivel del mar, bla, bla, bla, os diremos que una vez llegados al punto 4 anterior, deberíamos añadir 2 kg de lastre para compensar el peso de ese aire consumido.

Una reflexión: cuando nos enseñan a bucear, nos dicen que como parte del sistema de compañeros debemos familiarizarnos con el jacket y regulador del otro (no es lo mismo un jacket con tráquea que con AirTrim), pero a menudo nos olvidamos de ver cómo lleva el compañero repartido el lastre, o cómo funciona el zafado rápido de su jacket. Nunca debemos olvidar que en una emergencia de buceo, podemos ser nosotros los encargados de quitarle el lastre al compañero en dificultades.

Por último, una de las mejores cosas que aprendí en mi curso de instructor es que no basta con tener flotabilidad neutra: debemos tenerla independientemente nuestro equipo y nosotros. Si por ejemplo concentramos todo el lastre en el cinturón y necesitamos quitarnos el equipo, nosotros nos hundiremos mientras el equipo se irá para arriba. Por ello, lo mejor es repartir el lastre entre el jacket y el cinturón.

Felices inmersiones ;-)

¿Te gusta lo que ves? ¡Compártelo!

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?